logo-guiadeviveros

Google Plus Facebook Twitter
orquideas2

Todo sobre Orquídeas

Tipos de Orquídeas
Orquídeas epífitas: Constituyen más del 90% del total de especies. Cuelgan de árboles o de arbustos. Son las más vistosas y las que encontramos a la venta normalmente. Proceden de las regiones tropicales. No son parásitas. Sus necesidades son escasas y obtienen el agua de la humedad del aire con raíces aéreas.

 

Orquídeas semiterrestres:
Las Orquídeas semiterrestres crecen sobre un colchón de hojas en descomposición en el suelo o sobre piedras recubiertas de musgo. Se incluyen los géneros Paphiopedilum, Phragmipedium, Selenipedium y Cypripedium.

Orquídeas terrestres:
Las Orquídeas terrestres tienen sus raíces en tierra. Son Phaius tankervillae, Bletilla striata, Calanthe vestita, Chloraea, Cranichis, Cyclopogon.

TAXONOMÍA Y CLASIFICACIÓN BOTÁNICA
Es el estudio y agrupamiento de plantas similares en categorías.

Siendo la taxonomía de las orquídeas una ciencia en progreso y evolución, pueden producirse modificaciones en la clasificación de algunas especies.

Dentro de plantas similares se agrupan en familias y dividen a las familias en género, y el género en especie.

Una especie es una clase de planta que entrecruce libre-mente dentro de su gama geo-gráfica nativa para producir un descendiente idéntico y verdadero.

Los nombres científicos son una combinación binaria: un nombre genérico y un epíteto específico único como lo establece el Código Internacional de Nomenclatura Botánica.

Nomenclatura para las orquídeas
Especie verdadera: Una especie es una clase de planta que aparece en forma natural en su hábitat para producir un descendiente idéntico y verdadero. Así comienza a definir su “gama geográfica nativa”.

Híbridos naturales: Es cuando se entrecruzan dos especies del mismo género que se producen de forma natural, porque la época de floración y polinizador coinciden.

ALGO DE HISTORIA…DE ESTAS FLORES MÍSTICAS
El filósofo griego Theophrastus (300 años A.C.) es reconocido por muchos como el primer botánico por su manuscrito “Indagaciones sobre las Plantas”, en el que describe algunas orquídeas del Mediterráneo y les da el nombre genérico de Orchis (en griego) que significa testículo.

La primera referencia sobre orquídeas americanas se encuentra en el Codex Badianus, un tratado de plantas medicinales aztecas, en 1552. En este libro se describe la vainilla; con el fruto de esta orquídea se preparaba el tlilxochitl, una poción usada como perfume, especería o medicina.

El interés por las orquídeas recién se despertó en Europa cuando floreció la primera orquídea del Nuevo Mundo, Bletia verecunda. Esta planta fue enviada de las Bahamas a Inglaterra en 1733. En esa ocasión se llevó del Pacífico a Inglaterra 15 especies espectaculares de orquídeas, y, lo que en un inicio fue una especialidad para botánicos se convirtió en la orquideomanía de los nobles.

El comercio de las orquídeas realmente comenzó a ser factible con el descubrimiento del barco a vapor, a mediados del siglo XVIII, época del apogeo de la orquideomanía.

Grandes compañías surgieron en el continente Europeo, especializadas en la recolección y venta de orquídeas. Se armaron grandes y costosas expediciones al Asia y al trópico del Nuevo Mundo, espe-cialmente hacia la Real Audiencia de Quito.

Estas expediciones duraban varios meses en mula a través de los Andes y meses en el océano, por lo que solo muy pocas de las orquídeas sobrevivían. Por algunas especies raras se pagaban grandes sumas; hay registros de una orquídea cotizada en 3000 libras esterlinas, que significaba un poder adquisitivo que hoy se podría equiparar con 65000 dólares.

Podemos distinguir a las orquídeas, principalmente por sus características florales, entre las que destacan las siguientes:

Tres sépalos, dos pétalos y el labelo. Este último es un pétalo modificado que sirve de punto de atracción y plataforma de aterrizaje para polinizadores.

Las estructuras reproductivas están fusionadas en la mayoría de las especies formando la columna.

El polen está unido en masas llamadas polinios.

El fruto es una cápsula que contiene grandes cantidades de semillas muy pequeñas.
Las flores de muchas especies giran 180º antes de abrirse, para exponer el labelo a los polinizadores. Este evento se conoce como resupinación.

Escribir un comentario